ELLA

Hay recuerdos que cuesta acarrearlos todos los días, depositó el de ella en un rincón con buenas vistas de la playa de Bolonia. Vio atardecer y esperó el amanecer, al despuntar el sol acudieron las otras ellas a conocerla. Él las recibió con una mueca de nostalgia, mientras, ella sonreía; se sabía ganadora en los recuerdos pero supo, en ese momento, que se había perdido una vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

YA NO SÉ SI SOY YO