EL PIJO

Florencio era un pijo bueno, tras sus gafas de sol escondía una expresión anodina, desinteresada y suficiente. Allí, sentado en la vespa y con su mechón en la frente planeaba un futuro vacío lleno de comfort.

Comentarios

Entradas populares de este blog

YA NO SÉ SI SOY YO